Prensa comcas

El Colegio de Médicos alerta del peligro del aumento de las agresiones a médicos que fueron 10 en 2015

Castellón, 16/03/2016. El Colegio de Médicos de Castellón lamenta  la tendencia a la alza de las agresiones registradas contra el personal sanitario, que ha pasado de las 5 en 2014 a las 10 del pasado año, lo que supone el doble, manteniendo la línea de aumento creciente que supone pasar de las 2 agresiones en 2013 a las 10 actuales. Eso lleva a la corporación médica castellonense a llamar a la reflexión a los ciudadanos en el Día Nacional contra las agresiones a los médicos que se celebra hoy y en el que la Organización Médica Colegial (OMC) alerta de la escalada de las agresiones en el último año y aporta el dato de las 2.419 registradas en España desde 2010. Asimismo, los datos de agresiones con violencia a escala estatal ascienden a 361 casos frente a los 344 de2014,  un 4,9 por ciento más.

Las agresiones sufridas por los médicos castellonenses y recogidas en el Observatorio Nacional de Agresiones de la Organización Médica Colegial (OMC) durante 2015 fueron 10, de las que siete de los agredidos eran mujeres. En todos los casos los hechos se registraron en centros públicos. De hecho, cinco casos (3 hombres y 2 mujeres) se registraron en centros de Atención Primaria; otros dos en hospitales y los tres restantes en los servicios de Urgencias de centros de Atención Primaria.
Los insultos y las amenazas del paciente al médico constituyeron el tipo de agresión más frecuente, al registrarse en 5 y 3 ocasiones respectivamente. En tanto que las agresiones con secuelas de lesión se dieron en dos casos, siendo doctoras en ambas ocasiones las agredidas, lo que les provocó lesiones físicas. En el caso de los médicos varones la agresión fue verbal: insultos en los tres casos denunciados.
Según los datos las causas que provocaron la actitud de los agresores fueron las discrepancias con la atención médica recibida, en seis casos; el tiempo de espera para ser atendidos, en dos casos; que el doctor no recetó el medicamento solicitado por el paciente, en una, y por otros motivos la restante. 
Un dato a tener en cuenta es que algunas de las agresiones sufridas por los médicos afectados no fueron espontáneas, puesto que en dos de los casos los facultativos ya habían denunciado agresiones previas, lo que dio lugar a la apertura de diligencias. Otro dato que recoge el Observatorio que de las 10 agresiones denunciadas en Castellón y provincia, sólo en tres ocasiones se formuló una denuncia.
El presidente del Colegio de Médicos de Castellón, José Antonio Herranz, ha mostrado su preocupación por el aumento de las agresiones a los médicos que, pese a no ser cifras llamativas, “cualquier agresión merece el repudio de la sociedad y más en estos casos en que el agredido, verbal o físicamente, es el cuidador de la salud del paciente. Los ciudadanos deben reflexionar y darse cuenta que el médico no es el culpable de las carencias del sistema público de salud. Los médicos, con nuestro trabajo, tratamos de dar solución a sus problemas, pero dentro de nuestras posibilidades”. 
Herranz considera necesario “sensibilizar a los ciudadanos de que con algunas actitudes violentas, de un número apenas representativo de pacientes, pueden generar en el médico miedo a atender a sus pacientes y eso no es bueno para la sociedad”. Considera que desde que hace 10 años y tras el asesinato de una médico de familia en Moratalla (Murcia), la campaña Tolerancia 0 contra las agresiones, ha ido dando sus frutos, pero, “tanto a mí como profesional, como en mi condición de presidente del colectivo médico de Castellón me preocupa este repunte, por lo que es preciso que se aplique la normativa existente con contundencia para erradicar esta lacra que suponen las agresiones de cualquier tipo a los médicos”.
Coincide con la línea de denuncia que realiza la OMC del peligro que supone “la retirada de los epígrafes de vejaciones e injurias del Código Penal porque eso provoca que algunas amenazas a médicos no tengan ninguna consecuencia”. Herranz valora la labor del Observatorio de la OMC y aplaude la propuesta de este organismo para “implicar a los jueces para que se actúe de una manera homogénea en toda España a la hora de considerar las penas por agresiones a sanitarios”.

Datos del Observatoro Nacional de Agresiones
Según los datos del Observatorio de la OMC en el quinquenio 2010-15 se registraron en España 2.419 agresiones a los profesionales, una cifra elevada. Entre esas agresiones están las 325 sufridas por médicos de la Comunitat Valenciana, que representan el 13 por ciento del total. Asimismo, en ese período de tiempo en Castellón se registraron 38 denuncias de agresión, siendo 12 las constatadas en 2010 y 10 las del años pasado. En 2011 se registraron 4, por las 5 de 2012, las 2 en 2013 y las 5 de 2014.
Los datos registrados del Observatorio en los tres últimos años los cuales siguen revelando una prevalencia sostenida de estas conductas violentas en el ámbito sanitario (354, 344 y 361 agresiones en 2013, 2014 y 2015), pero con una tendencia descendente desde 2010 (451) en que se creó el Observatorio Nacional de Agresiones.
La concienciación a los profesionales que trabajan en el entorno de los servicios de salud, la cooperación con las Administraciones públicas -Ministerio de Sanidad, Consejerías de Salud de las Comunidades Autónomas, Ministerio de Justicia, Fiscal General del Estado, Fiscalías y Cuerpos de Seguridad del Estado - y la sensibilización de la sociedad en general ante este grave problema, ha sido de gran ayuda para abordar esta lacra que requiere de la unidad de todos. A todo ello, se apunta desde la OMC, se ha unido el año pasado la entrada en vigor, el 1 de julio. de la reforma del Código Penal que contempla las agresiones a sanitarios que trabajan en el sector público como delito de atentado contra la autoridad, ha sido el logro más importante en la lucha contra este problema, pero es necesario que esto se extienda a los profesionales que trabajan en la sanidad privada, sector en el que en 2015 se han producido el 14% de las agresiones registradas a través de los colegios de médicos.
Por ello, desde el Observatorio Nacional de Agresiones de la OMC se sigue trabajando para que las agresiones a sanitarios sean consideradas como violencia social, contemplando la consideración de delito contra la autoridad tanto si se producen en el ámbito público como en el privado y para que sean penadas con los mismos criterios en todas las comunidades autónomas. El hecho de que este año ya se haya fallado sentencia sobre  agresiones en base a la aplicación de la  Ley de Prevención de Riesgos Laborales y no del Código Penal, responsabilizando a la Administración sanitaria pública de la falta de medidas de prevención, es otro paso importante para luchar contra la violencia en el ámbito sanitario. 
Como ocurre con los casos detectados en Castellón, las lesiones, amenazas, coacciones, maltrato, injurias y/o vejaciones centran la mayor parte de las 2.419 agresiones que han sufrido los médicos en el ejercicio de su profesión en toda España en los cinco últimos años, según los datos del Observatorio. De los 361 casos de violencia que se contabilizaron en 2015, el 32% de ellos acabó con lesiones, casi el doble que el año anterior (18%).  
Las acciones del Observatorio están encaminadas, en primer lugar, a evitar en la medida de lo posible estas agresiones que, además de repercutir gravemente en la salud y en la calidad de vida del profesional agredido, afecta de forma sustancial a la actividad sanitaria, uno de los pilares básicos de nuestra sociedad del bienestar que hay que cuidad y utilizar de forma responsable.  
El Observatorio Nacional de Agresiones recoge las comunicaciones recibidas en los Colegios de Médicos de agresiones a médicos. Con estas y de forma anual, se analizan a través de un estudio los datos, tanto cuantitativos como cualitativos, del agredido como del agresor (sexo, edad, especialidad, lugar, etc.), así como las denuncias que, desde los Colegios, se derivan por vía judicial. Este Observatorio trabaja en un tratamiento multidisciplinar del problema para establecer todas las medidas preventivas necesarias contra la violencia en el ámbito sanitario.
 Colaboración con fiscalía y gobiernos regionales
Por ello, ha auspiciado los convenios firmados con Fiscalías y Administraciones autonómicas en diversas comunidades autónomas que han servido, sin duda, para avanzar en procedimientos judiciales rápidos, expeditivos y ejemplarizantes, en los que la consideración como delito de atentado contra la autoridad pública ha sido esencial. El objetivo ahora es que se unifique la tipificación judicial para que las agresiones sean penadas con los mismos criterios en todas las CC.AA y así evitar que sean consideradas delito, en unos casos, y falta, en otros.   
Otra de las medidas de prevención puestas en marcha por la corporación médica ha sido el Curso de Prevención y Abordaje de las Agresiones, de la Fundación para la Formación de la OMC, que ya ha contado con dos ediciones y ahora proyecta una tercera. Con él, se pretende formar a los profesionales y darles pautas de actuación para enfrentarse a este tipo de situaciones que repercuten en la vida personal, profesional y, en muchas ocasiones, en la propia salud del médico. 

Ante esta situación la OMC conjuntamente con los colegios a los que representa elaboró un manifiesto que fue leído ayer en los colegios provinciales y en el acto central celebrado en la sede de la organización médica, en Marid-

Leer manifiesto
 


 

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar dichos servicios, aceptas nuestra Política de Cookies .