Prensa comcas

Montón resalta el ahorro de 220 millones con una gestión eficiente de la Sanidad

Castellón, 14/02/2017. La consellera de Sanitat, Carmen Montón, anunció hoy el ahorro 220 millones en gastos de funcionamiento gracias a la "eficiencia en la gestión" en 2016. Lo hizo en el desayuno organizado por Fórum Europa en Valencia y atribuyó este ahorro a la eficiencia terapéutica y asistencial. Y explicó que  54 de esos millones se han destinado a la recuperación de derechos, las ayudas a copago y a la recuperación de la universalidad de la asistencia sanitaria,  y otros 40 al crecimiento de la dotación de personal para el refuerzo de verano y la recuperación de derechos laborales. 


La consellera de Sanidad  ha explicado que "este gobierno ha asumido el importante reto de gestionar la Sanidad pública de forma sostenible, social y económicamente, y de garantizar los derechos sanitarios, en un contexto de grave infrafinanciación, con el lastre de una mala gestión sanitaria y de procesos de privatización de décadas".

Montón apuntó que los cuatro ejes fundamentales son: priorizar el gasto sanitario en los Presupuestos de la Generalitat; gestionar de manera más eficiente; mejorar las infraestructuras y equipamientos; y aumentar y mejorar los recursos humanos. En este sentido, ha recordado que el presupuesto de 2017 es el más alto de la historia de la Comunitat Valenciana, con 6.084 millones de euros, y que en dos ejercicios el aumento de las partidas presupuestarias destinadas a sanidad ha sido de 591 millones de euros, "una cifra que supera los 551 millones de recortes impuestos en el mismo periodo por el anterior Gobierno".

En relación a la buena gestión, ha asegurado que "la Sanidad pública valenciana ha conseguido en el 2016 ser 220 millones de euros más eficiente en gasto de funcionamiento que cuando llegamos al gobierno en 2015". Eso se traduce en "un 8% menos, alcanzado incluso con los aumentos derivados de la incorporación de medicamentos innovadores; 220 millones que han servido para fortalecer la sanidad pública valenciana y los derechos de la ciudadanía". De ellos, 54 han sido destinados a la recuperación de derechos, las ayudas al copago y a la recuperación de la universalidad de la asistencia sanitaria, un derecho al que ya se han acogido más de 16.000 personas. Y más de 40 millones han ido al crecimiento de la dotación de personal para el refuerzo de verano y la recuperación de derechos laborales.

Tratamiento contra la hepatitis C

Sobre la eficiencia terapéutica y asistencial, la consellera ha querido anunciar una buena noticia y es que en el 97 por ciento de los pacientes, el tratamiento contra la Hepatitis C ha sido efectivo en la Comunitat Valenciana. "Somos la comunidad autónoma que más pacientes trata y por lo tanto la que más vidas salva", ha dicho la consellera, que ha cifrado en 8.500 personas las que han recibido su tratamiento entre 2015 y 2016. Igualmente, se ha referido a la compra centralizada de medicamentos que ha supuesto una bajada de costes de 7,8 millones de euros en el 2016, y que se complementa con una previsión de ahorro para 2017 de alrededor 23 millones de euros más. "A esto se suma la labor de control riguroso del contrato de resonancias magnéticas, que ha posibilitado un menor coste de casi 4 millones de euros", ha añadido.

También la actividad concertada se ha gestionado mejor, en palabras de la consellera, que ha asegurado que con los contratos ya existentes se ha reducido el gasto en más de 9 millones. Además, se ha conseguido más eficiencia por mejor gestión de stock, reduciendo el gasto en 48 millones de euros, a los que se suman 16 millones en actividad no concertada y 3 millones en menor gasto energético.

Una tendencia que se consolidará en 2017 con más compras centralizadas, con contratos como el de la hemodiálisis, el transporte sanitario o la paulatina incorporación al modelo C de las resonancias magnéticas.

Sobre la mejora y reforma de las instalaciones, Montón se ha referido a los 359 millones de inversión previstos en la legislatura a través del Plan de Dignificación de infraestructuras sanitarias, de los que 65 millones ya han sido ejecutados en 2016, lo que va a permitir "superar la obsolescencia tecnológica heredada de etapas anteriores y humanizar instalaciones".

El último eje al que se ha referido la consellera es el Plan de Estabilidad en el Empleo, suscrito en julio del pasado año gracias al diálogo social con los agentes sociales. El objetivo marcado es pasar del 37,5% de temporalidad al 25%. Una cifra que año a año, con las sucesivas convocatorias, irá disminuyendo. "Por primera vez en 9 años hay ofertas públicas de empleo, más de 3600 plazas, con el compromiso de que se repitan anualmente", ha explicado. "Pero es necesario que se suprima sin condicionantes la tasa de reposición, porque su vigencia supone para esta Comunitat un yugo a la hora de adecuar el número de profesionales a la demanda de los servicios asistenciales", ha añadido en alusión al ministro Montoro.

Alzira será de gestión pública

Recuperar la Sanidad implica también el fin de la concesión a una empresa privada de la gestión de un Departamento de Salud de esta Comunitat como es el de Alzira. En este sentido, la consellera ha afirmado que "Alzira será un departamento de gestión pública directa desde el 1 de abril de 2018, fecha de finalización de su contrato. Sus profesionales seguirán en sus puestos de trabajo y los usuarios, los vecinos y vecinas de La Ribera, tendrán acceso a su prestación asistencial, con la misma cartera de servicios de la que disponen actualmente".

A su juicio, la sanidad privada debe ser siempre un complemento de lo público, nunca un sustituto: "Sanidad pública y Sanidad privada se deben regir por una sana complementariedad". Y en relación con los retos del futuro, la consellera los ha resumido en tres: transformar el modelo hacia la cronicidad -incluyendo la integración sociosanitaria-, apostar por la investigación y la innovación, y orientar el sistema hacia el paciente a través de la humanización. Ello implica el aumento en un 30% de la dotación a los consultorios auxiliares rurales o el incremento en más de un 30% de las camas para cuidados paliativos y pacientes complejos, planificadas en el Espai de Salut Campanar-Ernert Lluch y en el Complejo Manuela Solís Clarás del antiguo Hospital Militar.

"En un modelo más humanizado, los servicios deben enfocarse hacia los usuarios y no al revés", ha dicho Montón, tras citar la experiencia de la terapia canina en unidades de oncología pediátrica, la musicoterapia, o la decoración de habitaciones y pasillos con motivos infantiles. Iniciativas que se pretenden extender a través de un Plan de Humanización de carácter autonómico.

Prevención del suicidio y atención al final de la vida

La consellera ha concluido su intervención haciendo mención al reciente Pacto por la Salud Mental y al futuro Plan de Prevención del Suicidio y Manejo de la Conducta Suicida, que servirá para aflorar, sensibilizar y prevenir este problema de salud en la Comunitat Valenciana.

;Montón aludió también al borrador del anteproyecto de Ley de Derechos y Garantías en el Proceso de Atención al Final de la Vida que prepara la conselleria con la participación de un grupo de expertos y con un debate abierto a toda la sociedad, y que pretende avanzar en los cuidados paliativos con objeto de proteger la dignidad de la vida de las personas hasta su muerte.


 

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar dichos servicios, aceptas nuestra Política de Cookies .