Prensa comcas

Manifiesto de la Comisión Central de Deontología Médica ante el Día Mundial de la Ética Médica

Castellón, 19/09/2016. El Colegio de Médicos de Castellón apoya el manifiesto elaborado por la Comisión Central de Deontología Médica de la Organización Médica Colegial (OMC), con motivo de la celebración ayer del Día Mundial de la Ética Médica. Manifiesto que busca la reflexión de profesionales y gestores de la sanidad sobre cuestiones importantes de la práctica médica.

La Comisión Central de Deontología Médica de la Organización Médica Colegial, con motivo de la celebración ayer del Día Mundial de la Ética Médica, plantea la necesidad reflexionar,  no sólo por los médicos, sino de todos los dirigentes sanitarios yq políticos, una de las cuestiones mas esenciales de la práctica médica y por ende de la Deontología Médica: La atención cualificada, atenta y digna del paciente cualquiera que sea la situación. El no destinar  recursos suficientes o utilizar mal los disponibles conlleva  importantes consecuencias para la protección de la salud y la atención médica de la población. 

La crisis económica ha puesto de manifiesto las dificultades del sistema sanitario cuando no se destinan los recursos suficientes, que aunque ha venido cumpliendo con sus obligaciones, gracias sobre todo a la abnegación y esfuerzo de los profesionales sanitarios y por tanto de los médicos, ha dejado al descubierto carencias y desigualdades que han condicionado incremento en las listas de espera de los pacientes, cierre de camas, dificultades presupuestarias para la contratación de médicos por reposición de plantilla o sustituciones. Todo ello a no muy largo plazo llegará a representar un peligro para el buen hacer de los médicos tanto desde el punto de vista técnico como también ético y deontológico.

La Ética constituye una reflexión consciente, mediante la cual el ser humano, y en nuestro caso el médico, valora si un acto es en conciencia moralmente bueno o malo, para sí mismo, para el paciente o para la sociedad.

La Deontología, emana de la ética, de hecho es la ética aplicada a una determinada profesión (médicos, abogados, periodistas, etc.) y está reflejada y recogida en unas normas, en los denominados códigos de deontología, normas que son de obligado cumplimiento para los profesionales en el ejercicio de su actividad. El Código de Deontología Médica (CDM) contiene normas que obligan a los médicos a unas determinadas buenas prácticas y conductas en todas sus facetas, asistenciales, docentes y de investigación. El primer artículo del Código de Deontología Médica (CDM) dice: “La Deontología es el conjunto de principios y reglas que han de inspirar y guiar la conducta profesional del médico”.

Cada vez se utiliza más el término de Bioética, porque engloba aspectos éticos, comunes a muchos profesionales que se dedican o preocupan por los seres vivos y muy especialmente por el ser humano, desde diferentes perspectivas, teniendo en cuenta además el desarrollo y evidencia científica. La bioética puede definirse como “el estudio sistemático de la conducta humana en el área de las ciencias y de la atención sanitaria, en cuanto se examina esta conducta a la luz de valores y principios morales” (Potter, 1971) 

Sin embargo, desde los años 2009/2010, las condiciones laborales de los profesionales, los recursos materiales y humanos disponibles y la prestación de servicios sanitarios, se ha visto disminuida de manera que ha afectado y está afectando cada vez más tanto a los profesionales que  prestan asistencia, como a los ciudadanos que la reciben. De 2009 a 2013 la reducción media del gasto sanitario en España fue de -11.87% y el 2 de febrero de 2015, “Spaincrisi.blogspot.com”, titulaba “España pierde posiciones y se queda fuera del TOP TEN mundial en eficiencia sanitaria”.

Los médicos y los demás profesionales implicados en la sanidad, perciben con profundo malestar que tienen dificultades para ejercer sus actividades, tal como su conciencia ética y el propio CDM les exige.

Por citar sólo algunos artículos del CDM:

Art 5.1: “La profesión médica está al servicio del ser humano y de la sociedad. Respetar la vida humana, la dignidad de la persona y el cuidado de la salud del individuo y de la comunidad son los deberes primordiales del médico”

Art 21.1: “El médico que presta su servicio en el Sistema Nacional de la Salud ha de velar y contribuir para que en él se den los requisitos de calidad, suficiencia y cumplimiento de los principios éticos. Secundará las normas que contribuyan a mejorar la asistencia de los enfermos"

¿Se están dando actualmente las condiciones imprescindibles para realizar una asistencia de calidad, a pesar de la buena voluntad de los profesionales de la sanidad?. ¿Las políticas de contratación actuales y recortes en los recursos tanto humanos como estructurales, facilitan que se cumplan las normas del CDM que son de obligado cumplimiento para los médicos?.

Todas las organizaciones implicadas en la sanidad no deben olvidar que la esencia de su existencia está en preservar el acto médico de calidad. El CDM hace referencia también a la responsabilidad de los médicos con funciones directivas, indicando y recordando sus obligaciones éticas como médicos-gestores, pero que no puede ser aplicado a los profesionales no médicos que se dedican a la gestión sanitaria.

Art 23.4: “Los médicos con responsabilidades en la dirección y gestión de recursos, actuaran siempre guiados por el bien colectivo y de equidad. Tienen un deber deontológico de honradez y ejemplaridad”.

Art 42.1: Los médicos que ostentan cargos directivos, están obligados a promover el interés común de la profesión médica. Su conducta nunca supondrá favoritismo ni abuso de poder”

Art 47.1: “Los médicos que ocupan cargos directivos en instituciones sanitarias deben velar para que las prestaciones se adapten a las auténticas necesidades asistenciales de la población y a las posibilidades reales de financiación, evitando que se ofrezcan servicios sanitarios sin la debida dotación de medios humanos y materiales”.

La Comisión Central de Deontología Médica tiene que ser sensible a los nuevos retos que plantea la sociedad, como son, por ejemplo, los últimos avances tecnológicos aplicados a la Medicina y la importancia que están adquiriendo las redes sociales y el potencial que ellas comportan. Estos aspectos que evolucionan de manera muy rápida, deben de ser tenidos en cuenta y abordarlos con informes y declaraciones y tenerlos presentes a la hora de actualizar el CDM.

Hay que recordar que una sociedad se degrada éticamente si no sabe priorizar sus recursos o los dirige a asuntos banales o de los que se puede prescindir y son las autoridades legislativas y ejecutivas las que tienen la mayor responsabilidad a la hora de aprobar los presupuestos sanitarios, sabiendo como saben que la sanidad es uno de los pilares fundamentales que afecta sobre la calidad de vida y el bienestar de la población. 

La Comisión Central de Deontología es consciente de que los recursos son limitados y   que sostener el estado de bienestar, al que hasta ahora veníamos disfrutando, es caro, muy caro y que todos debemos contribuir a un gasto responsable, que también es un compromiso ético y deontológico, pero este argumento no puede utilizarse para justificar unas políticas que de seguir como estos últimos años, atacan a la dignidad de los médicos y por supuesto dificultan seriamente la atención adecuada a los pacientes.


 

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar dichos servicios, aceptas nuestra Política de Cookies .